Locas Vacaciones


Un buen cornudo debe ser amante de la fotografía, no debe olvidarse nunca de recargar las pilas, que las del semental ya se encargará su mujer de hacerlo.

Tiene que estar dispuesto a disparar el pajarito, aunque el suyo lo lleve dentro de un cinturon de castidad, y el único animal salvaje en libertad sea el pene de su corneador. Su mujer seguro que está atenta a brindarle todos los cuidados que necesite, acariciarlo, besarlo, arroparlo, seguro que se pone muy contenta de verle crecer fuerte y hermoso. Es más a las mujeres de los cornudos les gustan los animalitos exóticos, de esos que no se ven con frecuencia y que estan tan demandados.

Un buen cornudo no puede negarle nada a su esposa, esta claro.

Más hambre que Carpanta


Y es que, tiene que ser todo un cúmulo de sensaciones para todo cornudo que se precie el echo de ver salir a tu mujercita de casa, toda tímida y nerviosa por ser su primera vez y reciber esta foto en la que se muestra como toda una auténtica puta, ardiente de sexo

talkie cornudo

El planazo


Que buen plan, y es que solo queda saber si el cornudo se lo pasará tan bién como su esposa, cuando a priori su vuelta a casa, sea lo más excitante de la noche y eso que había, otro tipo de atracciones también.

Más que palabras

A que cornudo consentido no le gustaría escuchar de su mujer frases como:

– Tuve que masturbarle con dos manos
– Es un verdadero semental
– Su polla flácida mide más que la tuya erecta
– Su glande ya dice todo de mi macho dominante
– Mi culo se rindió ante él
– Solo él sabe comerme el coño
– Sus corridas no son salpicaduras como las tuyas
– ¿orgasmos? perdía la cuenta en 10
– Me hizo posturas que ni imaginarías
– Quedé exhausta después de 5 horas

Y más de uno esplotaría su cartucho de dinamita al oirlas