Me convertí en lo que nunca pensé ser

escote de tetona

Hola, mi nombre es Eli. Soy de baja estatura, mido 1.50, tengo mis senos grandes, y mi trasero es bonito con nalgas redondas. Lo que les contaré me sucedió hace 8 meses atrás. Soy universitaria con un novio muy bueno. Me complace en todo y es muy lindo, detallista, atento, romántico y cariñoso. Me quiero casar con él, siempre le dije. En aquel tiempo no era muy fanática de tener relaciones y no teníamos desde hace 1 año.

Él no le importaba y nuestra relación era perfecta. Hasta que una noche que estaba aburrida en redes sociales, les mandé chat a todos mis contactos para iniciar conversación y nadie lo hizo. Me iba a acostar hasta que el amigo de mi novio me habló. Estuve conversando con él y como nos divertimos decidimos reunirnos en chat todas las noches. Tanto fue así que ya conversaba poco con mi novio. Tocamos diversos temas, y llegamos al del sexo. Yo le conté que no hacíamos nada desde hace 1 año y el no me creía. 

Seguíamos contándonos anécdotas y el me contó que tampoco tenía nada. Seguíamos y de broma le dije que le sería infiel a mi novio para que me dieran por atrás y delante. Eso creo que le excitó y me preguntó que si tenía candidatos a lo que le dije que no. Pasaron los días y seguimos dialogando de aquellos temas, hasta que el me dijo que estaba pensando en lo que le dije y que quería ser mi candidato. Me puse a reír y le dije por qué me propone eso. Él me dijo que soy atractiva, una chica muy divertida, y encantadora. Que le gustaría tener intimidad conmigo y que quedaría solo entre ambos y una vez.

Me reí y le dije que se encontraba aguantado. Pasaron los días y dejé de entrar a conversar, pues me preparaba para que inicien mis clases. 1 semana antes de empezar, mi novio discutió conmigo por hablarle a mi ex. Yo no soy celosa, pero él es demasiado. Me enojé y no le hablé. Entré un rato esa noche para distraerme y me encontré con el amigo de mi novio a quien le llamaré “Jorge” para dejar de escribir “amigo de mi esposo”, jajajja. Conversé con él y le dije lo que pasó, y él me aconsejó a que esperara que todo se calme. Como estuvimos conversando le dije de broma que aceptaba su propuesta para tener relaciones. Él se apuntó al toque y aceptó, pero que salieramos ese día. De broma acordamos salir. No pensaba ni en el sexo en aquel entonces.

Salimos y nos fuimos a una disco. Bailamos, bebimos un poco y seguimos la fiesta. Estuvo divertida, lo debo admitir. Después no recuerdo nada, me desperté en un hotel desnuda junto a  “Jorge”. Me quise morir cuando lo vi a mi costado y desnudo. Lo desperté y le dije qué había pasado. Él me dijo que hicimos sexo por varias horas. Yo no me acordaba de nada, supongo que fue por lo pasada de trago que estuve. Me levanté a ducharme y él me dijo por qué no me tapaba con mi ropa o una sabana. Le dije que ya ni importaba, porque de todas formas me vio desnuda del día de ayer a la madrugada de hoy.
tetona saliendo de la ducha

Me estuve bañando y él ingresó en el baño y posteriormente a la ducha. Le dije que se fuera que me quería ir. Él me dijo que yo había gozado con él, y que si le permitiera volver a tener relaciones no me molestaría más. Cansada y molesta acepté, porque ya no quería que me fastidiara con el mismo tema. Me sentía mal por ser infiel. Me coloqué en la cama en la posición del misionero y el se puso encima mío. Me penetró lentó, y empezó a sobar mi clítoris con una mano. Me gustó y gemí despacio para que no se diera cuenta. Cuando empezó a ir más rápido y con fuerza, me vino una sensación de impacto tremenda. Estuve muy aguantada y me encantó. Quería más y le exigí que no parara. Seguimos así ahsta que saco su pene y me puso de cuatro. Lo colocó y seguimos gozando. Sin darme cuenta el desgraciado llamó mi novio y le hizo plática. Yo no podía creerlo, le puse una cara de molesta, pero gustando del momento. Él le dijo que estaba follando a la enamorada de uno de sus amigos y quería que le dijera algo. Mi novio, sin darse cuenta que era yo, me dijo que espera que goze como una puta y que siga así. Me excitó demasiado eso y ya no me tapé la boca, dejé que escuchara mis gemidos. Mi novio decía en el alta voz que grite fuerte por puta, que me lo merecía por infiel. que dejara a mi pareja por jorge. Lo que no sabía él era que yo le ponía los cuernos.

Seguía gozando hasta que me vine y jorge igual. El desgraciaod se vino dentro de mi, pero no me importó. Me incorporé de nuevo y le exigí más y más. Hicimos sexo a montones esos 5 días antes de iniciar mis clases. Cuando inicié sólo pensaba en jorge y lo bien que me folló. me reconcilié con mi novio, pero no era igual. hace ya unas dos semanas nos invitaron a la fiesta de jorge. mi novio y yo nos quedmaos hasta las últimas. le dije a mi novio que estaba mal del estomago y que me iba. él se quedó y yo me fui a la habitación de Jorge a tener relaciones. tanto me gustó la experiencia, pero Jorge le dijo a mi novio que estaba tirándose a la chica de aquella vez y que subiera a ver. Jorge me dijo que mi novio estaba borracho
follando a oscuras

y a oscuras no vería y me puso una sábana en la cara. subió mi novio y gritaba “dale duro a la puta esta, infiel de mierda”. por alguna extraña razón, me excité y gemí para que me reconozca. estabamos haciendo el misionero y Jorge le pidió a mi novio ir al trasero de Jorge, poner la cara a bajo y lamer mi ano, él lo hizo y me excité como no tienen idea. de ahí seguimos hasta que Jorge me dijo que me pusiera encima de él, lo hice y me penetró. estuve de espaldas y quería voltear, pero Jorge no me lo permitió. e dijo a mi novio que se quitara los pantalones y me penetrara por la guanatado que debe estar, él le dijo que no me dijera nada a mi. y me penetro en el ano (ya follado por Jorge) y entró fácil. estuve cogiendo con mi novio y mi amante, no lo podía creer. hicimos sexo como locos y a oscuras. a la mañana siguiente, mi novio se despertó y me vio en brazos de Jorge. me levantó a gritos y me pidió una explicación, yo le dije que no me molestara. desperté a Jorge y hicimos sexo frente a él, él estaba molesto y quería separarnos, pero al rato le gustó la experiencia y se masturbó cuando terminamos Jorge y yo, charlamos con mi novio, le dije que ya no era sólo de él y que Jorge y yo haríamos sexo cuando queramos. y que si quería seguir conmigo lo debía aceptar y lamer mi orificio con semen de Jorge a partir de ahora sin excusa. él se excitó que no le importó que le cogiera del cabello y lo llevara a lamer el pene de Jorge.

Hasta ahora seguimos haciendo esto, me siento libre y puta. muy liberal y con ganas de tener más penes dentro de mi vagina o ano. para mi siguiente relato subiré una foto mía para que me den su visto bueno.
Besos.

Gran relato erótico enviado por Eli. Nos a parecido muy morboso, leíamos y nos quedábamos siempre con la intriga de que pasara, Creo que toda mujer tiene derecho a tener una relación así con su amante y su novio, si no por lo menos similar que pueda disfrutar del sexo siempre. Las fotos las hemos colocado nosotros para darle mas morbo a la historia.